Primer Ciclo

 

Ejercicios “a espejo”: Esta actividad viene muy bien para empezar una clase de música ya que para los niños es divertido y puede ser una buena manera para motivarles y captar su atención. Consiste en lo siguiente: Los alumnos se dispersan por la clase de manera que todos queden frente al profesor. En este momento y tras conseguir absoluto silencio podremos música, los niños harán que son “un espejo” y por tanto, imitarán al profesor.

Podemos utilizar este ejercicio para introducir una música, un ritmo o simplemente como calentamiento. Para no aburrir a los alumnos, dependiendo el curso en que nos encontremos podemos elegir voluntarios para que hagan el papel de profesor o que ellos mismos traigan música que les guste y la actividad se haga más amena.

 

Partituras con palabras: Acticidad dirigida para los primeros cursos de primaria.

A veces nos resulta dificil explicar a los niños que es una partitura o que sigan un ritmo de memoria. Podemos proponer a nuestros alumnos que pongan un nombre rítmico a ciertos objetos que colocaremos seguidos en una mesa (Ejemplos: pelota-boing, cuerda en zig-zag – ras ras ras…). A partir de aquí los niños habrán fabricado su propia partitura mientras el profesor hace que la lean dentro de un ritmo. Progresivamente, podemos intriducir los compases haciendoles medir mientras leen o los más mayores pueden introducir signos de repetición o incluso formar un canon dependiendo de lo que queramos trabajar con ellos.

 

Circuitos musicales: Hacemos un circuito por toda la clase con el material que tengamos (sillas, bancos, colchonetas, algún instrumento de percusión…). Los niños tendrán que hacer el recorrido bailando al ritmo de la musica y cuando se pare esta, se convertirán en estatuas. Aquí puedes fomentar su creatividad pidiendoles que sean estatuas de animales, libre…

Esta actividad puede servir para finalizar una clase en la que estén cansados ya que es muy dinámica y les deja libertad para expresarse.

 

Escondite inglés: Actividad didáctica para aprender la escala natural o alguna canción. Para los más pequeños puedes utilizar la escala nartural. Con un instrumento, (preferentemente un piano para poder crear más armonías) los niños irán cantando la escala natural al tiempo que el profesor va tocándola en el instrumento de espaldas. Cuando el profesor se da la vuelta los niños dejan de cantar y quedan estáticos. El niño que se mueva volverá al sitio del comienzo. El niño que llegue antes y toque al profesor  con la mano ganará y será el que toca la escala natural en el instrumento que el docente está utilizando.

Cuando son más mayores puedes pedirles mayor calidad en la forma de cantar y elegir distintas canciones.

 

Cuentos sonoros: Para los más pequeños, podemos contarles un cuento siendo los narradores, los alumnos pueden intervenir haciendo sonidos de ambiente, canciones o lo que se nos ocurra. Así fomentaremos su creatividad pidiendoles que propongan sonidos o inventar en clase un cuento entre todos. Si son más mayores, podemos repartir personajes y pueden representar la historia mientras que otros pueden hacer los sonidos de fondo. Dependiendo el curso podrán representar con mímica o con diálogos cortos que tengan que memorizar.

 

Carrera musical: Para ejercitar la discriminación auditiva de los alumnos distribuiremos la clase en grupos de cinco o seis niños en filas paralelas. A cada fila se le atribuirá un sonido o un instrumento. Mientras, un voluntario a espaldas de los demás niños, irá tocando los instrumentos o emitiendo los sonidos según le vaya indicando el profesor. Cada fila de niños,  cada vez que suene su instrumento avanzarán un paso al frente (si esto resulta un caos, podemos pedir a los alumnos que avancen una baldosa o algo similar). Cuando el profesor decida, finalizará la carrera y ganará el grupo que más avanzado quede.

 

* MusicogramaS *

 

~ PRIMERO PRIMARIA ~

~ SEGUNDO PRIMARIA ~